lunes, 16 de enero de 2017

X-MEN: EL ORIGEN, PARTE 8.

Al partir Dave Cockrum, el canadiense John Byrne, colaborador de Chris Claremont en Iron Fist y Marvel Team-Up, se integró como dibujante de la renovada serie X-Men a finales de 1977. Juntos continuarían haciendo del título de mutantes uno de los más vendidos en Marvel y una de sus franqucias comiqueras más importantes.


Como con Cockrum, Claremont y Byrne continuaron con la creación de nuevos personajes, como Weapon Alpha, quien sería semilla para otro exitoso equipo de superhéroes.


Casi de inmediato, la dupla creativa envió al equipo de mutantes en una especie de "gira" mundial, comenzando con el número 111, en el que The X-Men son emboscados y manipulados mentalmente para formar parte en un circo de fenómenos.


Posteriormente, The X-Men tendrían la esperada revancha contra Magneto, en una de las historias mejor realizadas de la época.


Tras el inesperado final de la batalla contra Magneto, The X-Men se ven obligados a buscar la manera de regresar a New York, tras encontrarse perdidos en Savage Land (otro concepto retomado de la era Thomas/ Adams). Además, el equipo se ve dividido tras la batalla contra Magneto. Beast y Phoenix creen que los demás han muerto, y viceversa.


En The Savage Land, the X-Men se enfrentan de nuevo con su antiguo enemigo, Sauron, y encuentran nu nuevo aliado en Ka-Zar, quien ya conocía a la primera encarnación del equipo.



Claremont y Byrne también aprovecharon para seguir expandiento el trasfondo de los personajes, como el propio Charles Xavier, a quien vemos en una historia del pasado enfrentando a una futura amenaza, The Shadow King.


En su regreso al continente americano, el grupo de mutantes se ven desviados a Japón. Wolverine conoce a Mariko Yashida -de quien se enamoraría posteriormente-, prima de Shiro Yashida, Sunfire, miembro temporal de X-Men y quien no tiene nada de empatía por sus antiguos compañeros.


En la isla asiática, también deberían enfrentarse a  Moses Magnum. Durante la batalla, Banshee sacrifica su poder con tal de detener a esta amenaza.


De regreso en América, The X-Men se enfrentan a un nuevo equipo de mutantes al servicio del gobierno canadiense, Alpha Flight.



Tras esta batalla, The Uncanny X-Men (Cyclops, Storm, Nightcrawler, Colossus, Wolverine y Banshee -sin poderes-) regresan a la mansión sólo para encontrarla desierta pues Charles Xavier y Phoenix han partido tras creer muertos a sus amigos. Beast regresaría a The Avengers, equipo del que también fue miembro. Claremont presenta algunos personajes con los que había trabajado en el pasado, tal es el caso de Luke Cage y Collen Wing, quin inicia una corta relación con Cyclops.


Otro villano rescatado por Chris Claremont de sus días en Marvel Team-Up es Arcade, a quien había enfrentado contra Spider-Man y Captain Britain.



Cerramos esta entrada con la historia de Charles Xavier y Phoenix, quienes se han mudado a la Isla Muir, en Escocia, un centro de investigación propiedad de Moira McTaggert, antigua novia de Xavier y científico renombrado en Genética (y actual pareja de Banshee).


The X-Men viajan a Muir Isle tras una llamada de emergencia, para descubrir una nueva amenaza pero a su vez, al resto de sus compañeros, sanos y salvos.


Un extenso equipo de X-Men se dispone a hacer frente a la amenaza de Proteus, en una de las mejores peleas narradas por la dupla Claremont/ Byrne.



En la próxima entrada terminamos con nuestra rapidísima reseña de esta etapa.

X-MEN: EL ORIGEN, PARTE 7.

El año era 1975, cuando el escritor Chris Claremont y el dibujante Dave Cockrum se dieron a la tarea de hacer X-Men un título con buen registro de ventas, después de casi ser cancelado. Para el #96, Claremont iniciaba con sus argumentos propios, ya que la tres primeras historias (Giant-Size X-Men #1, X-Men #94 y #95, habían sido escritas, coéscritas o iedadas por Len Wein.


En el #97, Cyclops se enfrenta a su hermano, Alex, alias Havok.

Tan pronto iniciaron su colaboración en X-Men, Chris Claremont y Dave Cockrum se dispusieron a hacer uso de los elementos de los que gustaban como por ejemplo, Jean Grey, a quien modernizaron de acuerdo a la época, creando incluso una nueva identidad, la de Phoenix. También utilizaron a the Sentinels, los robots programados para destruir mutantes, vistos por última vez en ls época Roy Thomas/ Neal Adams.


(Para el número de aniversario 100, Claremont y Cocrkum emplearon una divertida forma para hacer pelear a los nuevos X-Men con sus contrapartes orignales).



Después, comenzaron a  ampliar el background de los personajes, como el de Banshee, Nightcrawler y Wolverine. Juggernaut es una amenaza que deben detener, así como a su nuevo aliado, Black Tom (primo de Banshee -y después se revelaría, padre de Syrin-).



Pero tal vez la prueba más importante era enfrentar a Magneto, acérrimo enemigo de los X. sin embargo, en su primer enfrentamiento, Magneto derrota al equipo sin dificultad alguna.

Además, Claremont de inmediato exploraría nuevos terrenos, literalmente, al enviar al espacio en su primer misión en contra del Imperio Shi-Ar



Desafortunadamente, para este entonces Cockrum estaba invadido de trabajo (razón por la cual, no dibujó el número que vemos arriba, 106), por lo que optó dejar el título que había ayudado a crear, sikendo el número 107, su último. Antes de irse, el ilustrador creó nuevos personajes como la Guardia imperial Shi´Ar (basada en los personajes de Legion of Super-heroes, de DC, que él mismo había ayudado a renovar); además de The Starjammers, grupo de corsarios interestelares a los cuales pertenece el padre de Cyclops.


El la siguiente entrada, John Byrne se une a The X-Men.

jueves, 12 de enero de 2017

LOS MEJORES DISCOS DE 2016- PARTE 4: BUENAS COSAS.

Para cerrar este recuento de buenos discos que salieron a la venta durante todo el 2016 daremos un vistazo por cosas que tal vez no sean tan comerciales pero que definitivamente es de lo mejor que se hizo a nivel mundial. Los ennumeramos por orden alfabétino, no de mejor a peor o viceversa. ¡Vamos!

01. GREG ABATE & PHIL WOODS WITH THE TIM RAY TRIO: KINDRED SPIRITS LIVE AT CHAN´S.
El legendario saxofinista Greg Abate se une nuevamente al ya desaparecido (y también colega saxofonista) Phil Woods para presentar esta grabación que data de 2015. Kindred Spirits es un disco en la que dos espíritus afines dan una cátedra jazzística de destreza y sentimiento para transmitir su música en un delicioso set de dos discos de bebop en vivo que casi puedo asegurar, será un favorito en tu colección personal.



02. J. D. ALLEN: AMERICANA.
Ahora es el turno de otro experimentado (pero considerablemente más joven) saxofonista en la lista, J. D. Allen, quien presentó Americana en un estilo más refinado y con fuerte temática conceptual. Esta placa es un viaje al pasado para que no olvidemos que la música jazz, blues y sus derivados, provienen de la cultura afroamericana y se fraguaron en el dolor y el trabajo de varias generaciones. Allen es beneficiario directo de esa lucha y con Americana rinde un digno tributo.



03. TONY BENNETT CELEBRATES 90.
Más que un disco de Tony Bennet, es un disco para Tony Bennett pues la participación del nonagenario es reservada casi exclusivamente para la segunda mitad de esta celebración. Son otros grandes músicos los que intervienen para celebrar la vida y larga carrera de uno de los máximos representantes del jazz vocal. El propio Bennett hace un dueto con Billy Joel con un tema de este último. Otras excelentes actuaciones son las de su compañera de disco (Cheek To Cheek, 2014), Lady Gaga, así como las de Diana Krall, K. D. Lang, Stevie Wonder, Michael Bublé y una genial interpretación del también actor Kevin Spacey, haciendo de este disco un disfrutable material que puedes adquirir en varias versiones.



04. BRAD MEHLDAU TRIO: BLUES AND BALLADS.
El pianista Brad Mehldau presenta este disco que como dice el título, es una colección de blues (aunque en realidad hay más jazz) y baladas, música a la que de manera corriente se refiere como música de restaurante. Nada más alejado que eso pues las composiciones que presenta el trío de Mehldau son para escuchar con detenimiento y desmenuzar instrumento por instrumento. No tienes que ser un erudito, sólo necesitas tener buen gusto.



05. THE CLAUDIA QUINTET: SUPER PETITE.
Tracks más cortos pero a la vez más memorables son el propósito de este nuevo disco de post-jazz, según las propias palabras de su líder y creador, John Hollenbeck. El baterista tampoco sacrifica sus acostumbrados sonidos para conseguir su objetivo; al contrario, al administrar más exigentemente su tiempo de ejecución, permite a su público entender con mayor facilidad cada una de las composiciones. Un disco bastante recomendable para conocer a este grupo de extraña pero irresistible elección de instrumentos.



06. CLUB DES BELUGAS: NINE.
Pese a que este grupo existe desde 2002 y es probablemente una de las mejores bandas en la actualidad, no es fácil seguirles el paso y descubrir sus nuevas propuestas ya que hasta su página oficial carece de información al respecto. Pero una vez que encuentras la hebra, jamás la soltarás. El grupo de Nujazz dio a conocer su novena producción de estudio, adecuadamente titulada Nine, en el que continúan impresionando con alta calidad interpretativa y dominio total de numerosos géneros musicales. Nine te obligará a a buscar los otros ocho discos del Club de las Belugas.



07. DINOSAUR: TOGETHER, AS ONE.
El cuarteto de jazz británico que puede ser considerado un súper grupo (debido a que sus miembros eran ya músicos reconocidos por méritos propios), presentó este disco con el que se amalgan en una sola identidad musical (indicado así en el título) con resultados formidables: cada instrumento tiene tiempo para brillar por sí solo, tomándose su tiempo y a la vez forma parte de un todo. Una amplitud de ritmos y sonidos amables aunque sin atajos son lo que escucharás en este gran disco.




08. THE HOT SARDINES: FRENCH FRIES + CHAMPAGNE.
Experimentada orquesta de jazz vintage, proveniente de Estados Unidos, The Hot Sardines han hecho de la fusión su modus vivendi. En su nuevo disco continúan presentando grandiosas composiciones en una variedad de estilos que te obligarán, cuando menos, a seguir el ritmo con los pies. A la vez te sentirás transportado a la época en el que este tipo de música era la norma, imaginando cómo sería tu vida caminando por calles adoquinadas de la mano del ser querido. "Champaña con papas fritas" puede sonar como una extraña y vanal combinación pero The Hot Sardines lo hacen funcionar a la perfección.



09. JULIAN LAGE, ARCLIGHT Y LIVE IN LOS ANGELES.
El virtuoso guitarrista, Julian Lage, no presentó en 2016 un sólo un material sino dos complementarios, ambos de tan buena calidad que los recomendamos por igual. El primero es Arclight, cuarta presentación solista de Lage, quien con tan sólo 29 años de edad, se consolida como uno de los mejores guitarristas del género jazz. El también prodigioso compositor presenta 11 tracks (la mayoría de su autoría) acompañado de  Scott Coley y Kenny Wollesen en bajo y batería/vibráfono, respectivamente.


Arclight salió a la venta en marzo de 2016 mientras que Live in Los Angeles fue dado a conocer en noviembre. Este último presenta la mitad de las canciones en vivo con excelentes improvisaciones que mejoran la experiencia al escuchar cómo Lage y compañía dominan las composiciones, por lo que creemos que uno no se puede elegir uno solo de entre estos dos materiales discográficos.



10. THE IMPOSSIBLE GENTLEMEN: LET´S GET DELUXE.
El cuarteto (y por el momento, quinteto) presentó a inicios de julio su tercer material de buen jazz con 10 nuevos tracks que van del slow al up tempo con una variedad que te permitirá descubrir cómo suenan Los Imposibles Caballeros en distintas cadencias y estados de ánimo: de lo nostálgico, a lo alegre y de regreso. Muy recomendado si te gusta el jazz ligero pero con algo de experimental.



11. NOUVELLE VAGUE: I COULD BE HAPPY.
Este conocido dueto de covers ha tenido una larga carrera produciendo discos y son algo así como un placer culposo pues normalmente no presentan música original pero sí arreglos bien trabajados y muy agradables al oído. Ese hecho cambia con la nueva producción de Nouvelle, titulada I Could Be Happy en la cual, además de los tradicionales covers, se aventuran con cuatro nuevos tracks de su autoría, colocados astutamente hacia el final de la grabación. Todos se adecuan perfectamente al estilo al que nos tienen acostumbrados y son buenas composiciones que prometen la reinvención de una carrera musical.



12. JEFF PARKER: THE NEW BREED.
Un experimental disco de alta calidad es lo menos que se puede esperar de cada producción de Jeff Parker, quien hace una nueva entrega como solista con The New Breed, placa que llegó el año pasado y se colocó como una de las mejores del género. El jazzista experimental y guitarrista de Connecticut se alejó de su grupo actual Tortoise para la creación de esta entrega y el producto final es bastante recomendable. Ocho tracks componen este material de interesantes escalas y compases que como el resto de los discos de Parker -solo o en conjunto-, son resultado de un elaborado trabajo dedicado a un público que gusta de exigir cosas novedosas.



13. PINK MARTINI: JE DIS OUI!
Otros consentidos son los de Pink Martini pues se mantienen haciendo música de la más alta calidad desde hace más de 20 años. El grupo se mantiene con su característico sentido internacional cantando temas originales y algunos covers en diversos idiomas que van desde el francés hasta el armenio. El álbum también cuenta con las acostumbradas colaboraciones de diversos vocalistas -profesionales y no tanto-, para conseguir un resultado ecléctico pero siempre dentro del estilo de esta banda multicultural. ¡Digo que sí! novena producción del grupo de Thomas Lauderdale, mantiene los altos estándares a los que nos tiene acostumbrados.



14. SAM CROCKATT QUARTET: MELLS BELLS.
El Cuarteto de Sam Crockatt nos presenta un material compuesto por ocho tracks originales grabados en el tiempo récord de tan sólo un día, ofreciendo así un sonido fresco, alejado de la monotonía de múltiples tomas, como si fuera una presentación en vivo pero con la intimidad que da el ensayo carente de público. El inglés y su grupo viajan por múltiples ritmos ofreciendo una placa dinámica que está inspirada en la pequeña villa donde reside el saxofonista y quien, según sus palabras, pretende ofrecer un "hermoso oleaje de colores y sonidos" con este material. Podemos asegurar que lo consiguió.



15. BERNARDETTE SEACREST AND KRIS DALE: LUST AND MADNESS.
La poderosa voz de la californiana en franco contraste con el bajo eléctrico de Kris Dale (miembro de The Quark Alliance) dan un sonido de jazz vintage pero con un toque bastante pop y novedoso. 13 irresistibles tracks conforman Lust and Madness que contiene algunos covers de clásicos recientes como Hurt de NiN (e inmortalizada por Johnny Cash) o más añejos como Witchcraft/ Love Me Tender conocidas por las versiones de Frank Sinatra y Elvis Presley, en excelentes versiones con arreglos estrictamente necesarios, sin demasiado adorno, pero suficientes para transportarnos a otra época. 


Así terminamos nuestras recomendaciones musicales del 2016. Si crees que faltó o sobró alguna, puedes dejar tu comentario en cualquiera de estas cuatro listas. Gracias por acompañarnos.

martes, 10 de enero de 2017

LOS MEJORES DISCOS DE 2016- PARTE 3: BANDAS.

En nuestra penúltima presentación de los mejores discos que salieron a la venta en 2016, ahora vamos con las bandas que se lucieron con nuevas producciones. ¡Comenzamos!

01. THE 1975: I LIKE IT WHEN YOU SLEEP, FOR YOU ARE SO BEAUTIFUL YET SO UNAWARE OF IT.
El disco de la banda originaria de Manchester, Inglaterra, llegó a finales de febrero siendo esta su segunda producción de larga duración. Su sonido recuerda un tanto a Bowie, un tanto a INXS y van del pop al rock con mucha facilidad, con ligeros tintes de R&B, electrónico o New Wave. Para ser un grupo de "reciente" creación, The 1975 tiene mucho futuro y su disco de corto título ("Me gusta cuando duermes pues eres tan hermosa aunque tan inconsciente de ello") es una buena semilla.



02. DREAM THEATER: THE ASTONISHING.
Historias de futuros apocalípticos ya hemos visto bastantes pero nunca hemos escuchado algo como lo que Dream Theater tiene que ofrecer. The Astonishing es un disco con el característico estilo de la banda de Metal Progresivo que mezcla su sonido de siempre con arreglos orquestales en un ambicioso proyecto que al final brinda muy buenos resultados. El track inicial es un preludio en el más puro estilo de Tommy o Quadrophenia de The Who y desde ese momento sabemos lo que nos espera. Con dos horas de duración, The Astonishing es una verdadera historia épica tanto en narrativa como en su instrumentación. La banda de Boston no tiene problema para experimentar con sonidos más acústicos y melosos, siempre y cuando estos ayuden a la narrativa. Si te gustan discos como The Wall de Pink Floyd, The astonishing es para tí.



03. ENIGMA: THE FALL OF A REBEL ANGEL.
Otro álbum conceptual, en esta ocasión por parte de Michael Cretu, quien regresó al estudio de grabación después de 7 años desde que presentara su última producción. "La Caída del Ángel Rebelde" es una historia acerca de evolución y nos enseña que para estar en el camino del cambio lo importante es dar un primer paso. Cretu enlista la ayuda del reconocido libretista Michael Kunze para transmitir su mensaje. El álbum es un viaje al futuro pero también al pasado de Cretu, quien al encontrarse ya sin grupo, rememora algunos de sus famosos pasajes en otros discos a la vez que utiliza temas de J. S. Bach (como la famosa Toccata y Fuga en Re Menor) para contar su historia, como ya lo ha hecho anteriormente. Con The Fall of a Rebel Angel, por fin Enigma está de regreso.



04. GARBAGE: STRANGE LITLE BIRDS.
El segundo disco desde su reunión en 2012 y según palabras de la vocalista Shyrley Manson, es un contrapeso introspectivo al Happy Pop de la actualidad. Y vaya que funciona. Strange Little Birds se mantiene perfectamente dentro del estilo de Garbage pero sin resultar reciclado. Como sobrevivientes de los 90´s, el cuarteto de Wisconsin importa su sonido y lo convierte en algo fresco, más pulido y con mayores recursos técnicos. Para los que crecimos en esa época, siempre es grato saber que siguen existiendo agrupaciones como Garbage quienes conservan ese feeling añejo pero que a la vez lo transforman para seguir ofreciendo algo nuevo.



05. GREEN DAY: REVOLUTION RADIO.
El trío pop punk tal vez dista de presentar otra genialidad como su disco de 2005, American Idiot; sin embargo, con Revolution Radio prueban que siguen siendo una sólida banda. Además, con los actuales problemas políticos y de violencia en Estados Unidos, siempre es bueno tener a Green Day en un primer plano. Precisamente, Revolution Radio es una declaración acerca de la violencia y la apología que hacen los medios en su país. Si bien la música puede llegar a ser repetitiva (y bueno, pues así es el punk), las letras siempre tienen algo interesante que ofrecer.



06. KAISER CHIEFS: STAY TOGETHER.
La banda de Leeds ha tenido problemas para mantener su prominencia en la escena muscial comercial y Stay Together no les ayudó a corregir dicho prblema; sin embargo, consideramos que esta placa es un buen logro dentro de la música rock pop de 2016. Los Chiefs son otra experimentada agrupación que aún tienen mucho que ofrecer pero por alguna razón, la crítica siempre les exige demasiado. Un problema es que siempre ha habido un choque en aceptar los ritmos discotequeros dentro del rock; aún así, bandas como Kiss y Blondie lo han logrado con éxito. Y Stay Together es exactamente un disco que mezcla distintos géneros con un buen resultado; no es un producto que cambiará la industria de la música pero sí un muy buen material que se destaca de muchos de sus contemporáneos.



07. THE KILLS: ASH & ICE.
El dueto The kills presentaron este agradable disco de rock de garage y creemos que pasará a ser uno de los representativos del año 2016. Alison Mosshart y Jamie Hince han demostrado ser una de las mejores bandas dentro del "Indie" (tan indie como puede ser un grupo que vende miles de discos) y sin muchas pretensiones colocan su material como uno de los obligados dentro de su discografía. 



08. KING CRIMSON: RADICAL ACTION TO UNSEAT THE HOLD OF MONKEY MIND.
King Crimson es una de las mejores bandas que nadie ha escuchado. Y pese a ser considerados por muchos seguidores en la actualidad como una "Banda Legado" (aquellos que ya no se consideran los grupos originales al carecer de muchos de sus miembros representativos), King Crimson tiene una alineación actual digna de seguir adelante. A su vez, muchos de sus integrantes provienen de otras agrupaciones importantes por lo que los podríamos seguir considerándos un "Súper Grupo". Radical Action no es un disco de música nueva sino una recopliación de intepretaciones en vivo, principalmente de presentaciones hechas en Japón, en las que podemos apreciar la más reciente encarnación de Crimson y darnos cuenta del valor real que tienen en su aportación musical. Si nunca los has escuchado o si dejaste de hacerlo, ahora es tiempo de darles un vistazo.



09. KINGS OF LEON: WALLS.
Kings of Leon es un grupo bastante confiable, casi garantía de que escucharás buena música con cada nuevo material que lancen. Y el cuarteto de Tennessee no defrauda con WALLS, su séptimo disco -título que en realidad es una abreviatura para We Are Like Love Songs-, pues cuenta con temas representativos de su sonido, así como de la escena musical de la que provienen. Sin ataduras, Kings se mantienen como una de las constantes del rock del nuevo siglo, de esa música de garage que de alguna manera seguimos llamando "indie" y que esperamos se mantenga vigente por mucho tiempo más.


10. MARILLION: F.E.A.R. (FUCK EVERYONE AND RUN).
Marillion es otra banda heredera del sonido de Rock Progresivo que ha sufrido los embates del tiempo. La pérdida de integrantes fundamentales así como el forzado cambio de dirección musical les hizo cambiar también su mercado meta. Pero este grupo inglés bien podría haber encontrado un nuevo nicho, al alzar la voz contra la sociedad británica que, así como el mismo Marillion, se enfrenta a una evolución forzada y con un clima político incierto. Este es un disco que está más que vigente y que lleva un importante mensaje, la unión social para lograr el advenimiento de un nuevo Reino Unido. El título no se supone literal, sino una denuncia de lo que se debe evitar: que todo individuo se cierre en lo singular y que se decida a participar en lo plural. Ese es el mensaje que Marillion envía -y que también es válido para todo el mundo-, envuelto en un sensacional paquete de buena música.



11. MASSIVE ATTACK: RITUAL SPIRIT.
Ritual Spirit es un breve recordatorio de que Massive Attack ahí sigue. Y se encuentran en buena forma pues pese a que este disco es un EP de sólo cuatro tracks, nos da lo suficiente de Massive para saber que no irán a ningún lado en el futuro cercano. El dueto de Trip Hop recurre a sus viejos métodos para entregar su música: cantantes y músicos invitados para dar mayor versatilidad a su estilo. Además, cuenta con el regreso de Tricky, después de más de 20 años de haberse alejado de Massive Attack. Como resultado, El Ritual Espiritual es exactamente eso, y Massive nos invita a ser partícipes.



12. MEGADETH: DYSTOPIA.
Otro de los regresos acertados (y esperados) fue el de Dave Mustaine y Megadeth, con su álbum titulado Dystopia. Basado en un sentido de mortalidad y de sociedades disfuncionales que caminan hacia futuros distópicos, al devenir apocalíptico social y tecnológico, es que este disco difunde sus temas. El Trash Metal no se había esuchado mejor en algún tiempo (a nivel comercial) y es con esta producción (y la de Metallica) que el género podría tener un renacimiento (de nuevo, a nivel comercial).


13. METALLICA: HARDWIRED... TO DESTRUCT.
Otro disco de Trash Metal dedicado a los fans del género -que tuvo sus buenos tiempos por allá de los años 80- y que pueden estar tranquilos al escuchar lo que Metallica tiene que ofrecer. Ya no son unos chavitos pero aún tienen mucho metal por delante, así como una renovada visión, pues tomando en cuenta que en estos días la promoción de un material discográfico se hace principalmente por internet, el cuarteto filmó un video para cada track de la producción (12 en total) y dar así una vuelta virtual por todo el mundo.  Pero Metallica no es sólo gimmick, en estos días sigue siendo una de las bandas más importantes en la música, demostrado con Hardwired.



14. MOGWAI: ATOMIC.
La banda de Glasgow presentó en 2016 su material Atomic, un muy buen disco de esos que parecen muy fáciles de hacer, casi como si fuera una jam session. Pero como todos sabemos, una sesión de este tipo requiere destreza musical. El cuarteto de post-rock lo sabe y se luce con este soundtrack (para el documental de Mark Cousins, Atomic, Living in Dread and Promise) atmosférico y evocativo. Este es uno de esos discos que recomendamos escuchar mientras estás atorado en el tráfico de cada día o cuando tienes tiempo para apreciar la instrumentación a detalle.



15. PINK FLOYD: THE EARLY YEARS, 1967-1972, CRE/ATION.
Admitámoslo, Pink Floyd dejó de exisitir desde hace buen rato y tuvieron una digna despedida con su disco de 2014, The endless River. Sin embargo, eso no quiere decir que dejaremos de escuchar material inédito de la banda. Por alguna razón, siempre habían sido renuentes en dar a conocer conciertos y tracks que se quedaron en el cuarto de mezcla. Afortunadamente para nosotros (y para ellos, pues les significará nuevos ingresos) han cambiado esa forma de pensar y han lanzado esporádicamente cosas nuevas, como este disco en el que podemos escuchar prototipos de canciones como Echoes con muy bien logradas mezclas. Definitivo para los fans o para aquellos que quieran saber cómo sonaba el cuarteto inglés en sus primeros años.



16. QUEEN: ON AIR.
Otro material recopilatorio de los primeros años de una legendaria banda inglesa es Queen On Air, que presenta sesiones en vivo dentro de los estudios de la BBC de Londres. Es un set de 6 discos en los cuales, la mitad de ellos son dedicados a entrevistas que dio el cuarteto a lo largo de su historia. Si bien estos pueden resultar tediosos para alguien a quien no le interesa escucharlos hablar durante horas, son esenciales para aquellos que necesiten conocer a fondo a su banda favorita. Los discos dedicados al material musical nos remontan a los mejores años del cuarteto y a su gran calidad interpretativa.


17. RADIOHEAD: A MOON SHAPED POOL.
Seamos sinceros, Radiohead podría sacar un disco con 40 minutos de rechinidos de gis sobre un pizarrón o de bebés llorando y sería alabado por la crítica. Sin embargo, esa fama ha sido bien merecida y trabajada a lo largo de casi tres décadas. A Moon Shaped Pool, noveno disco de estudio de la agrupación inglesa, sigue al pie los lineamientos hechos por ellos mismos: tracks muy bien trabajados, atmosféricos, slow-tempo, sin pretensión comercial y hechos para agradar sólo a aquellos que estén dispuestos a abrir su criterio musical. A Moon Shaped Pool, un infaltable dentro de la colección de mejores discos de 2016.



18. RED HOT CHILI PEPPERS: THE GETAWAY.
Los Peppers ya nos son unos jóvenes y The Getaway es muestra de una banda madura que, sin dejar de lado su estilo, continúa explorando nuevos caminos. Nuevo productor, cantantes invitados y una participación de Elton John y Bernie Taupin, abanderan el cambio de una banda en necesidad de reinvención. Y lo lograron. Para la producción de The Getaway, cambiaron la forma en la que normalmente se aproximan a las ideas y dio un buen resultado, Red Hot se oye renovado pero a la vez conservando ese sonido que los hace únicos.



19. THE ROLLING STONES: BLUE & LONESOME.
Los Stones anunciaron este disco desde hace buen rato, generando gran expectativa por saber cómo abordarían el género en el cual basaron su estilo inicial pero que nunca habían explorado a profundidad. El producto final es asombroso y no menos de lo que podríamos esperar de la banda más lóngeva del rock. Por si fuera poco, este disco fue grabado en tan sólo tres días y cuenta con la participación de Eric Clapton (quien grababa su álbum I Still do en el mismo estudio) en un par de tracks, Covers blueseros de temas de Howlin´ Wolf, Buddy Johnson, Little Walter y otros son los que conforman esta producción que, sin temor a equivocarnos, es una de las mejores del 2016.



20. TESTAMENT: BROTHERHOOD OF THE SNAKE.
Otra banda de Trash Metal que regresa (después de cuatro años de ausencia) es Testament y lo hacen de espectacular manera con su décimo primer disco de estudio. Definitivamente no es para todo publico pero sí para aquellos que gusten del género en una de sus más puras expresiones, Brotherhood es una placa que vale mucho la pena y un esfuerzo del grupo por mantenerse vigente en el gusto de la gente, así como un esfuerzo extra para mantenerse unidos después de algún tiempo de incertidumbre. Eric Peterson también promete que este será el primero de varias entregas periódicas de la banda de San Francisco.



21. WEEZER: WEEZER.
Los siempre confiables de Weezer sacaron a la venta una producción titulada nuevamente Weezer (mejor conocida como White album, pues ya tienen otros tres homónimos) pero no es indicativo de falta de creatividad sino al contrario, una prueba acerca de cómo lo que importa es el contenido para diferenciar un material de otro. Los veteranos de más de 25 años de carrera continúna entregando buenos tracks para los viejos fans quienes los han acompañado durante una buena cantidad de años, así como para nuevos fans que estén dispuestos a descubrilos. Weezer es sin duda una de las agrupaciones musicales que poco a poco se van convirtiendo en clásicos.


Y bien, muchas gracias por echar una vista a este listado de buenas grabaciones de 2016. Ya casi terminamos. En la sigiente y última presentación, algo de lo mejor en distintos géneros musicales.

viernes, 6 de enero de 2017

LOS MEJORES DISCOS DE 2016- PARTE 2: HOMBRES.

Ahora, en este listado de algunos de los mejores discos comerciales del 2016, toca el turno a los hombres. Hubo bastantes producciones nuevas y algunas de ellas con especial carga emocional como veremos a continuación. Te recuerdo que no vamos en orden de mejor a peor pues cada quien evaluará las propuestas, sino en orden alfabético.

01. DAVID BOWIE: BLACKSTAR.
El 8 de enero David Bowie lanzó su disco número 25 de estudio y todos lo tomamos como una gran noticia. Sin embargo, tan sólo dos días después se anunciaba su muerte, por lo que el material tomó nuevo significado por completo. La nostalgia se integró a él. Blackstar en sí es un excelente disco con complejas armonías e instrumentaciones en el que Bowie luce sus virtudes musicales. Tanto el video de Blackstar como el de Lazarus anunciaban lo que el cantante y allegados sabían de antemano; sin embargo, prefirió convertir los últimos días de su vida en un performance, una despedida en la forma en la que llegó a los ojos del público mundial, como todo un artista. Blackstar es sin duda de lo mejor del 2016. 



02. NICK CAVE AND THE BAD SEEDS: SKELETON TREE.
Otro álbum no fácil de digerir pero a la vez, de esos que se convierten en un viaje distinto cada vez que lo escuchas, Skeleton Tree es el conducto por el cual Nick Cave expresa sus mensajes con esa voz que no canta pero tampoco declama, simplemente narra. El australiano, con su nombre que parece salido de una vieja revista pulp, desnuda su alma en este material que también representa un viaje muy personal tras la pérdida de su joven hijo, Arthur, misma que ocurrió durante la producción del disco. Además, Cave dio a conocer el documental One More Time With Feeling, que narra el proceso de grabación. Un producto completo que merece estar en la fonoteca de todo melómano.



03. ERIC CLAPTON: I STILL DO.
Otra entrega significativa, I Still Do podría ser una de las últimas producciones de Clapton, quien a mediados de año dio a conocer que sufre de Neouropatía Periférica, enfermedad progresiva que eventualmente le impedirá tocar la guitarra. Casi al mismo tiempo salió este disco, mismo que nos demuestra que por lo pronto, Clapton sigue siendo el mismo en cuanto a calidad musical se refiere. Y muy en la línea de lo que el inglés ha producido durante este siglo, se mantiene en una onda más acústica y blueseada. Temas de Leroy Carr, J. J. Cale, Robert Johnson y Bob Dylan entre otros, así como dos temas originales de Clapton y la no confirmada participación de Dhani Harrison en un o de los tracks, conforman esta placa obligada para los fans (y los no fans) de este artista.



04. LEONARD COHEN: YOU WANT IT DARKER.
Otro disco que resultó ser el último de una carrera, You Want It Darker de Leonard Cohen se escucha tal como sus demás discos, con ese aire retrospectivo y casi místico característico. El canadiense mejoraba con cada producción y esta no fue excepción, se nota en el ambiente etéreo de su voz sepulcral que más que cantar, susurra cada canción, a veces casi desprovisto de instrumentos o con arreglos muy sutiles pero muy bien logrados. Cohen murió apenas un mes y día después (7 de noviembre a los 82 años) de que el material saliera a la venta pero podemos asegurar que su última producción es un excelente sello final para un vasto legado musical.



05. BOB DYLAN: FALLEN ANGELS.
El cantante y compositor nacido bajo el nombre de Robert Allen Zimmerman también fue uno de los más sonados durante el 2016, más por el anuncio de que había recibido el Premio nobel de literatura -mismo que desdeñó al negarse a atender a la ceremonia-, que por su producción Fallen Angels. Si hacemos la controversia de lado, este disco debía haber sido motivo suficiente para mantener a Dylan en la luz pública durante todo el año. Y es que este disco de covers elegidos por el propio músico se sostiene por sí solo. La mayoría son temas de jazz estándar, conocidos por las versiones de Frank Sinatra y mezclados con el estilo de Dylan, resultan en un muy interesante producto.



06. ELTON JOHN: WONDERFUL CRAZY TONIGHT.
Reginal Kenneth Dwyght, mejor conocido como Elton John, también eligió 2016 para regresar con nuevo material. Y podría ser uno de sus últimos ya que el inglés ha confesado que no cree necesario seguir escribiendo nuevos temas pues sus fans ya tienen toda la música de él que necesitan. Y si esta llegara a ser la última, sería una excelente despedida. Elton regresa con su banda completa después de 10 años de no grabar con ellos, además de contar en la composición con su infaltable letrista, Bernie Taupin, por segundo disco consecutivo desde su reconciliación.



07. BRIAN ENO: THE SHIP.
A Brian Eno le encantan los ambientes. Desde su disco de 1978, Ambient 1: Music For Airports (o incluso desde antes), el reconocido productor inglés ha jugado con la música como un medio para transportar emociones de una manera sutil pero influyente. The Ship es un disco que nos recuerda la época del Rock Progresivo, con sus largos y evocativos tracks. Este disco sólo cuenta con cuatro composiciones: la que da nombre al disco, con una duración de casi 22 minutos (y que en otros tiempos hubiera abarcado la totalidad de un lado en el disco de vinil), además de Flicke Sun, que se divide en tres partes. No es un disco para cualquier tipo de público pero aquellos que se aventuren a escucharlo y comprenderlo, se llevarán una gran sorpresa.



08. IGGY POP: POST POP DEPRESSION.
La depresión post pop de James Newell Osterberg Junior, alias Iggy Pop, funciona a la perfección. El heredero espiritual de David Bowie regresa después de tres años con este disco que fue muy bien recibido tanto por la crítica como por el público. El pionero del rock de garage intenta cosas distintas en esta ocasión y si bien Post Pop tiene ese feeling de música comercial, también se mantiene perfectamente dentro del estilo de Iggy, quien compuso la totalidad de los temas. El álbum es coproducido por el único sobreviviente de Queens of the Stone Age, Josh Homme y tal vez a eso se deba su sentido comercial pero que no traiciona las raíces musicales del estadounidense.



09. BRUNO MARS: 24K MAGIC.
Es el más joven de esta lista pero mantiene su propio nivel. Aunque Bruno Mars funciona -a mi parecer- mejor en colaboración con otros artistas, también es capaz de tener discos consistentes de principio a fin. El hawaiano nos sigue recordando en ocasiones a Michael Jackson, en ocasiones a James Brown, lo cual no quiere decir que sea malo, al contrario, Mars llena un vacío que tal vez necesitaba ser ocupado por alguien. Con sus 24 kilates, Mars tiene cuerda para poder mantenerse dentro de las listas de popularidad durante un buen rato.



10. ELVIS PRESLEY: THE WONDER OF YOU.
Es bien sabido que elvis Presley es uno de los cantantes que más discos vende pese al pequeño inconveniente de estar muerto. Y con materiales como The Wonder of You, que presenta clásicos del rockero pero con arreglos musicales nuevos nos podremos dar cuenta porqué. En esta ocasión es acompañado ni más ni menos que por la Orquesta Filarmónica de Londres, tal vez la más reconocida a nivel mundial. La remasterización vocal es realmente buena y da la impresión de que el estadounidense hubiera grabado específicamente para esta ocasión. Un intento así muy fácilmente podría haber sido un experimento fallido pero al contrario, es una buena oportunidad para dar a conocer la música de este ícono a nuevas generaciones.



11. BRUCE SPRINGSTEEN: CHAPTER AND VERSE.
Definitivamente no recomendado para los no fans de este artista, Chapter and Verse también puede representar la perfecta oportunidad para conocerlo más a fondo pues este material es complemento de una biografía titulada Burn to Run, misma que también se dio a conocer este año. En el disco, Springsteen hace una selección personal de temas que representan algo para él, así como algunas de sus grabaciones más tempranas, algunas de ellas inéditas. Si gustas de ese rock duro, sin pulir y de sonido áspero, Chapter and Verse es para ti.



12. STING: 57th & 9th.
Hace mucho que no escuchábamos a Sting tan rockero, casi me atrevo a decir que desde sus días con The Police, hace ya algunas décadas. Sin embargo, este disco se escucha bastante bien y se nota que el inglés se mantiene en buean forma. Desde que se desintegró el trío, Godon Summer tomó una ruta bastante más mística, se alejó del rock y reggae y se acercó más al jazz. Ahora, con 57th & 9th, regresa a sus raíces y algunas nuevas generaciones lo escucharán por vez primera con ese sonido con el cual se dio a conocer. Una gran placa para conocer al nuevo/ viejo Sting.



13. STEVEN TYLER: WE´RE ALL SOMEBODY FROM SOMEWHERE.
Con este existencial título, Steven Tyler se aventura por vez primera sin su banda Aerosmith para la creación de un álbum de estudio completo. Y tiene la mitad del camino ganado pues el sonido de su grupo se debe en gran parte gracias a su vocalista. Lo demás se lo debe al sonido rock pop del cual Tyler no se podrá desprender jamás. También salpicado de blues, esta producción de 2016 demuestra que el también compositor de Nueva York puede salir a flote sin el reto de sus compañeros aunque en realidad eso no es algo que queramos saber. Un hecho importante es que este disco está clasificado dentro del género country, hecho que le pudo haber valido su mala recepción por parte de la crítica. Como bonus, cuenta con una nueva versión de Janie´s Got a Gun y otra de Piece of my Heart, famosa por su versión con Janis Joplin and The Holding Company.



14. JACK WHITE: ACOUSTIC RECORDINGS 1998-2006.
Uno de los rockeros más importantes del nuevo siglo es sin duda Jack White, quien junto a The White Stripes, The Raconteurs, The Dead Weather o bien como solista, se ha mantenido produciendo música constantemente. Y precisamente con su más reciente lanzamiento hace un alto acústico y rememora algunos temas que ha hecho a lo largo de su carrera. Acoustic Recordings 1998-2006 nos hace creer que es tan sólo el primer volumen de una colección. Por su parte, Jack White es una impresionante fuerza creativa y en este material podemos escuchar parte de su genio desprovisto de arreglos y distorsiones para apreciarlo como el gran músico que es.



15. ROBBIE WILLIAMS: THE HEAVY ENTERTAINMENT SHOW.
Nuestra última entrada en esta segunda lista es para el británico Robbie Williams. El veterano regresó al mundo del pop en 2016 con su décimo primer disco de estudio. Es difícil no pensar en Williams como un crooner moderno y este hecho se nota en su disco pues tiene ese sentido teatral, con arreglos grandilocuentes y canciones fuertemente influenciadas por el jazz vocal, sin llegar a serlo. Y a estas alturas no lo necesita pues la placa se describe a sí sola. Robbie Williams es otro ejemplo de un cantante de mediana calidad que se ha transformado en todo un artista y una de las figuras predominantes en la industria de la música comercial. Como dato adicional, este disco cuenta con la participación de The Killers en uno de sus tracks.



Hasta aquí con la breve reseña de algunos de los mejores discos del 2016 en su división masculina. Próximamente un nuevo listado con los mejores lanzamientos de bandas.

jueves, 5 de enero de 2017

LOS MEJORES DISCOS DE 2016- PARTE 1: MUJERES.

El 2016 ya se fue y si bien, se llevó más de lo que debía, también dejó mucho en materia musical. Hay muchos discos que me gustaría recomendar, así que prefiero hacerlo en partes. Estas son las algunas de las que considero mejores producciones en cuanto a mujeres se refiere. Hay de todo, desde el pop más pop hasta jazz e incluso algo de country y folk. Y no los enumeraré de mejor a peor, sino por orden casi alfabético. Empecemos, pues:

01. KEREN ANN: YOU´RE GONNA GET LOVE.
Esta cantante israelí regresa después de varios años de ausencia para presentar una gran producción que pasa por varios momentos, desde un introspectivo jazz hasta un electrónico soft. La voz y excelentes canciones de esta compositora vale también si se escuchan acompañados.



02. CORINNE BAILEY RAE: THE HEART SPEAKS IN WHISPERS.
Esta veterana saca su primer disco completo desde 2011 y es una producción R&B que muestra gran calidad y madurez musical. A lo largo de su carrera, la inglesa se ha mantenido relativamente alejada del mainstream pero eso no le impide ser una presencia importante. La mayoría de las composiciones son escritas y producidas por ella y su esposo, Steve Brown.



03. BEYONCÉ: LEMONADE.
Beyoncé es una industria en sí, una marca y como tal, cada aspecto es perfectamente cuidado pero tampoco significa que sea infalible. Sin embargo, su nuevo disco, Lemonade, que salió a la venta en abril de 2016, es una cátedra de producción musical gracias en gran parte a su esposo Jay-Z. El contenido de sus canciones son también más maduras y es que la cantante conoce su poder de convocatoria, así como las necesidades de su mercado. En cuanto a la música, Lemonade se beneficia de colaboraciones como la de Jack White, que le imprime un nuevo sabor a la voz, a veces chillona, de la cantante. También participan The Weekend, James Black y Kendrick Lamar.




04. LAURA FYGI: JAZZ LOVE.
La experimentada cantante proveniente de Amsterdam nos presentó este disco de covers clásicos y no tan clásicos en versión jazz, que es su especialidad. Desde temas de las también mencionadas en esta lista, Corinne Bailey Rae y Alicia Keys, hasta el inmortal La Vie En Rose, pasando por composiciones de Lennon/ McCartney, Richard Marx y Don McLean, Jazz Love es precisamente eso, una demostración de lo que el jazz representa en todas sus vertientes y de lo que se consigue con un conducto como Fygi.




05. ARIANA GRANDE: DANGEROUS WOMAN.
La joven de 23 años es otro producto bien cuidado. A veces caracterizado como un exceso comercial, llegó en 2016 con este disco que también vale ser apreciado por la producción de sus canciones. Obviamente ella no participa más que en la interpretación de los temas pero bien podría ser de esas figuras que con el tiempo se van puliendo y se convierten en algo mejor. Por lo pronto, con Dangerous Woman, va por un buen camino.




06. JEM: BEACHWOOD CANYON.
Jem es una cantante, ejecutante y compositora que, si bien no tiene una gran presencia en el mundo comercial, tal vez debería tenerla. Pese a tener ya casi 15 años en el medio sólo cuenta con tres producciones de larga duración; Beachwood Canoyn es su tercera y, libre ya de las ataduras a su compañía disquera, promete ser el inicio de una nueva etapa en la carrera de la agradable cantante de Gales.



07. NORAH JONES: DAY BREAKS.
La hija de Ravi Shankar regresa con su sexto disco de estudio y nos presenta esas exquisitas notas de jazz salpicadas de pop a las que nos tiene acostumbrados y que de inmediato nos llevan a otro lugar donde el tiempo cae a cuentagotas. Pese al ambiente íntimo del disco, Day Breaks cuenta con la participación de una pléyade de músicos reconocidos en el género. en esta ocasión, además de ser integrado por composiciones originales, cuenta con un par de covers de Neil Young y del legendario Duke Ellington. Si necesitas un disco para disfrutar al final del día, este es el indicado.




08. ALICIA KEYS: HERE.
Otra veterana que sorprendió con su material fue Alicia Keys, quien regresó en 2016 con sus sonidos urbanos y sus letras de fuerte contenido social. Sabemos que la neoyorquina no tiene problemas al experimentar ni al denunciar, así que cuando lo hace por medio de la música tenemos un resultado digno de escuchar. Como otros productos comerciales, a veces la aportación de la intérprete se pierde en la gran cantidad de nombres involucrados en el proyecto pero afortunadamente se percibe la personalidad de Keys en el resultado final de este disfrutable disco R&B y soul.




09. LADY GAGA: JOANNE.
Otra neoyorquina en la lista, Lada Gaga es un producto pop que poco a a poco se ha transformado en algo mejor... mucho mejor. Gaga necesitaba una buena producción para dar seguimiento a su carrera después del extraordinario disco junto a Tony Bennett, Cheek to Cheek (de 2014), y lo consiguió. La cantante es prueba suficiente para demostrar que no necesariamente lo pop o comercial es malo. Sabemos que no cualquier sujeto que tenga un disco en una tienda física o virtual merece ser llamado artista pero Gaga está en el camino correcto para convertirse en uno.




10. CYNDI LAUPER: DETOUR.
Después de pasar buena parte de su carrera como ícono pop, Cyndi Lauper incursiona -después de un breve paso por el blues- en la música country. Aunque tal vez no sea el mejor disco en su género, Detour es como su título indica, una desviación en ese camino ya conocido del pop y que se dirige hacia algo nuevo. A estas alturas, la cantante de Nueva York no necesita probarle nada a nadie, simplemente hace lo que le gusta como cuando era una veinteañera gritando que las chicas sólo quieren divertirse. Más de 30 años después, Lauper lo sigue haciendo.




11. ANGEL OLSEN: MY WOMAN.
My Woman es la tercera producción de estudio de Angel Olsen, escrita en su totalidad por ella misma y demostrando que el pop alternativo sigue siendo una opción bastante rescatable. Olsen, más que canciones, crea ambientes por los que nos lleva track a track, a su antojo. Con reminiscencias de las baladas sesenteras o bien, con un feeling un tanto de rock de garage, esta mujer proveniente de uno de los semilleros musicales de Estados Unidos, nos exige mantener la atención en esta producción y seguramente en las que vendrán.




12. RIHANNA: ANTI.
Rihanna es otro producto comercial que puede ser descartado de inmediato pues gran parte de su estrategia para llamar la atención tiene poco que ver con su música. Sin embargo, Anti es un muy buen disco en el que, como en el caso de Beyoncé, vale ser apreciado por la alta calidad de su producción musical. La cantante de Barbados se aleja de su característico ritmo dance de antro e incursiona más en el R&B, claro, sin dejar de ser pop. La única gran falla que encuentro en este material es la falta de contenido lírico, que sigue siendo bastante hueco. Aún así, Anti es un disco que merece estar en esta lista.




13. SIA: THIS IS ACTING.
Sia Furler es un fenómeno relativamente reciente; sin embargo, ella ya sabe cómo se mueve la industria musical pop. Uno de sus valores agregados es no depender de la imagen para mover su producto y This Is Acting, su séptimo disco de estudio, es muestra de ello. Y es que la australiana ha tenido una larga carrera como cantante y compositora, así que también ha tenido tiempo para aprender de sus errores. Esta placa es para disfrutar tanto por su producción musical como por su calidad interpretativa, como en esos momentos en los que sólo quieres pasar un buen rato, relajarte y no pensar más allá de lo que estás escuchando. 




14. REGINA SPEKTOR: REMEMBER US TO LIFE.
Todos hemos escuchado una canción de Regina Spektor pero seguramente muchas veces ni nos hemos dado cuenta. Y es que la cantante nacida en Rusia ha tenido una larga presencia en los diferentes medios de entretenimiento; desde temas para televisión (como Orange is the New Black) y cine (500 Days of Summer, Kubo and the Two Strings) como su propia promoción. Spektor lleva ya siete discos de estudio desde su primero, 11:11, en 2001 y también se nota su evolución. Remember us to Life es una excelente producción de pop alternativo con 11 temas en el ya establecido estilo de Spektor, quien es todo un paquete completo: productora, compositora, pianista y cantante; esto nos asegura que lo que escuchamos es 100% ella. Sin duda, uno de los mejores discos de 2016.




15. GWEN STEFANI: THIS IS WHAT THE TRUTH FEELS LIKE.
Han pasado ya diez años desde la última producción como solista de Stefani pero eso no le ha impedido participar en otros proyectos como The Voice y un álbum más con su Banda No Doubt en 2012. Stefani regresó el año pasado con un disco que sin mayores pretensiones, cumple con su cometido: mantener a Stefani presente en el ojo público. Este es otro disco para disfrutar, sin interés de desmenuzar más allá de lo necesario. Sin embargo, para los que gustan del estilo de Stefani, se verán complacidos con lo que presenta.