sábado, 14 de mayo de 2016

X-MEN: EL ORIGEN, PARTE 6.

En 1975, después de algunos años de reimprimir historias, Marvel dicidió darle a The X-Men otra oportunidad. El editor y escritor Len Wein y el artista Dave Cockrum crearon un nuevo equipo de mutantes. Supuestamente, Marvel quería apelar al mercado internacional donde sus títulos eran populares así que optó por hacer de X-Men un equipo conformado por integrandes de diversos países. Wein retomó algunos personajes ya conocidos como Sunfire (creado por Don Heck y Roy Thomas), quien debutó en el número 64 (poco antes de la semi cancelación del título). Shiro Yoshida provenía de Japón:
Otro viejo conocido era Banshee (creado por Thomas y Werner Roth), presentado en el número 28. Sean Cassidy era originario de Irlanda:
Y Wolverine (creado por el propio Len Wein y John Romita, Sr. -en The X-Men Cockrum también tuvo una importante participación en el desarrollo del personaje-), quién debutó en el último panel de Incredible Hulk #180 y ya de lleno, en el #181. Wolverine es de origen canadiense:
Además, Cockrum y Wein crearon nuevos personajes. Colossus (Piotr Rasputin, originario de Rusia):
Nightcrawler (Kurt Wagner, de Alemania). Originalmente, Nightcrawler fue propuesto para ser integrante de Legion of Super-Heroes en DC Comics cuando Cockrum trabajaba en ese título pero el personaje fue rechazado. Al ser uno de sus favoritos, Dave lo propuso para X-Men, con algunos cambios:



Storm (Ororo Munroe, de Kenya):



Ororo fue derivada de tres personajes, Typhon, Black Cat y Quetzal:

   



También estaba Thunderbird (John Proudstar, apache norteamericano). Este fue le primer diseño, mismo que se desechó:


Proudstar obtuvo este traje posteriormente:


Un personaje que se rechazó para este título, fue Vampyre, por ser considerado visualmente demasiado extravagante (para eso ya estaba Nightcrawler) y Dave dio prioridad a su mutante favorito.

Para dar cohesión al concepto de X-Men, se decidió conservar al líder original, Cyclops (Scott Summers) y al creador del equipo Professor X (Charles Xavier). El nuevo equipo fue presentado en un especial llamado Giant-Size X-Men #1, un formato de especiales, con más páginas, que Marvel utilizaba en esa época.

Originalmente, la siguiente historia sería presentada en el número 2 de Giant-Size X-Men pero el recibimiento fue tan bueno por parte de los fans, que se decidió continuar en la propia revista, retomando el número que seguía de publicación. Como la historia ya estaba en producción y era más larga que lo normal, se dividió en los números 94 y 95:



Para este entonces, Len Wein se encontraba saturado de trabajo, siendo editor en jefe de Marvel y escribiendo Incredible Hulk, así como X-Men, así que prefirió dejar este último a un escritor relativamente nuevo, Chris Claremont. Y como dicen, el resto es historia.

viernes, 13 de mayo de 2016

X-MEN: EL ORIGEN, PARTE 5.

Después de Stan Lee y Jack Kirby, el equipo creativo más importante en The X-Men fue el conformado por Roy Thomas y Neal Adams. Sólo colaboraron en 8 números (del 56 al 63) pero fue suficiente para llamar la atención del público comiquero en los años 60´s. Por desgracia, en aquel entonces no había forma rápida de saber la cantidad de copias que vendía un número determinado y como las ventas del título de mutantes eran bastante malas, la compañía decidió sacarlos parcialmente de circulación.

Thomas trabajaba con un reparto expandido para mantener su interés y el de su público. Así que, aunado a los miembros originales (Cyclops, Marvel Girl, Iceman, Angel y Beast), trabajó con Havok y Polaris. 
Neal Adams tomó un respiro en el número 64 y fue asistido por Don Heck en el dibujo. Para el 65, Adams trabajaría con Dennis O´Neil (juntos hicieron historia al hacer una memorable temporada para Green Lantern/ Green Arrow en DC comics).


El último número de X-Men con historias originales, fue el #66, escrito por Roy Thomas con Sal Buscema en el dibujo a lápiz y el entintador Sam Grainger (este último regresaría años después con el siguiente número de historias originales de la serie, entintando a Dave Cockrum).


Como comentamos, X-Men, el éxito de Thomas y Adams en la serie no fue suficiente para mantenerla a flote y Marvel decidió eliminar el contenido original (que resultaba más caro) y mantuvo vivo el título de mutantes haciendo reimpresiones de algunos números ya que seguían registrando buenas ventas como para eliminar el título por completo. Si hubieran esperado un poco, habrían recibido el reporte de ventas de los números de Thomas y Adams, dándose cuenta de que X-Men se había recuperado considerablemente y probablemente estos dos creadores habrían seguido trabajando en la serie pero, de igual forma, probablemente The X-Men no habría tenido el importante resurgimiento del ´75. Las reimpresiones comenzaron con el número 67:


Marvel Comics mantuvo este esquema de publicación durante 5 años, culminando en el número 93:

En esta etapa, se reimprimieron los números 12 al 21 y 24 al 45; además, se incluyeron historias cortas de Amazing Adult Fantasy #7 y del #9 al #11, así como Venus #16 y Journey into Mystery #74. En 1975, Mrvel decidió dar una nueva oportunidad al fallido título haciendo que se conformara un nuevo equipo de personajes con distintas nacionalidades. Pero esa historia es para la siguiente entrada.

X-MEN: EL ORIGEN, PARTE 4.

Con el regreso de Roy Thomas a The X-Men, hubo tres números con artistas no titulares que llamaron la atención, Jim Steranko dibujó los números 50 y 51 (ayudado por Werner Roth), así como la portada para el #49 (con interiores de Don Heck y Werner Roth):


Mientras que Barry Windsor-Smith dibujó el 53 (con Werner Roth en el back-up):


X-MEN: EL ORIGEN, PARTE 3.

The X-Men sufrió por la ausencia de sus creadores, Stan Lee y Jack Kirby y pese a que Roy Thomas hizo todo lo que pudo para salvar al título, simplemente no podía identificarse con los personajes. Werner Roth era un dibujante muy capaz pero tampoco era este su proyecto predilecto. George Tuska hizo el arte para el número 43 y un backup en el #44.

Gary Friedich ayudó con el argumento en el número #44, desarrollando una idea de Thomas y se convirtió en escritor oficial durante un corto periodo ya que Arnold Drake tomaría las riendas con el #47.
El arte en esta época se repartía entre Don Heck, Werner Roth y George Tuska. El guionista Arnold Drake abandonaría el título en el número 54, para dar paso nuevamente a Roy Thomas.

The X-Men luchaban por mantenerse a flote en un mundo en el que encontrabas títulos más populares, como Avengers, Fantastic Four y Spider-Man, de la misma compañía editorial. Pero algo así como un resurgimiento se encontraba próximo. ¿Les alcanzaría para sobrevivir?

jueves, 7 de abril de 2016

X-MEN: EL ORIGEN, PARTE 2.

Después de que Stan Lee y Jack Kirby dejaron el título, el siguiente equipo creativo fue aquel formado por Roy Thomas y Werner Roth.

Kirby hizo layouts de los números 13 al 17. Roth, quien empleaba el seudónimo de Jay Gavin, hacía los terminados. Para el número 18, ya se hacía cargo de los lápices completos. Por su parte, Lee dejaba el título de mutantes con el número 19, no sin antes presentar a The Mimic, personaje que sería recurrente en la historia del cómic.


Este fue el primer número de Roy Thomas:



























Para el número 23, Werner Roth abandonaba su seudónimo de Jay Gavins para adoptar su nombre real.



Thomas y Roth fueron el equipo creativo regular hasta el número 35 (con ayuda de los dibujantes Jack Sparling en el 30 y Dan Adkins -entintador regular de la serie- en el 34).




Roth dio lugar a Ross Andru por dos números (36 y 37) y no regresó como dibujante regular, sino haciendo historias complementarias (o backups). Estas historias se agregaron como complemento para ver si alguno de los personajes tenía potencial para manejar su serie propia y se llamaban "Origin of the X-Men". Thomas comenzó a escribir ambas historias. Don Heck dibujaba las historias principales. Esta dinámica se mantuvo hasta el número 42.

X-MEN: EL ORIGEN, PARTE 1.

Con fecha de portada de septiembre, 1963, este es el cómic que inició todo. El escritor Stan Lee, el dibujante Jack Kirby, el entintador Paul Reinman y el letrista Sam Rosen se unieron para crear un clásico.


Jack Kirby hizo lápices completos sólo hasta el número 11. Después, realizaba layouts para que otros dibujantes terminaran el dibujo, como el caso del gran Alex Toth en el número 12 y Jay Gavin (seudónimo de Werner Roth) del 13 al 17.


El #17 fue el último número de Jack Kirby en la historia de X-Men.


Stan Lee tendría que dejar el título con el número 19.


miércoles, 26 de marzo de 2014

X-MEN: DIBUJANTES X-TRAORDINARIOS.

Otra vez me he desaparecido de este lugar. Las labores me han absorbido bastante. Todavía tengo muchos posts pendientes de música, cine, tops 5 y otras cosas; comic es más sencillo de mostrar debido a que basta con subir un par de imágenes, así que te dejo estas en lo que me pongo al corriente:
 Esta primera portada fue dibujada por el gran Mike Mignola, creador de Hellboy y quien ha estado retirado de la corriente comercial del comic por más de 15 años. La historia corresponde a la secuela de 4 partes para Days of Future Past (por cierto, la primera historia llegará este verano a los cines en otra entrega de X-Men; a ver qué tal); y que trata acerca de un futuro apocalíptico (sí, otro más) y su repercusión en el presente; a veces, las consecuencias no sólo se viven en el futuro, también en el pasado.
 Esta es una de las diferentes portadas de X-Men # 100, ilustrada por Art Adams. Este número también significaba el "triunfal" retorno de Chris Claremont al título que hizo famoso. Desfortunadamente, sólo duró unos cuantos números.
 Ed McGuinness hace tributo a uno de los co-creadores de X-Men, Dave Cockrum y es extraída del número 5 de Amazing X-Men, con el regreso definitivo de mi personaje favorito de los comics: Nightcrawler.
 Olivier Coipel, dibujante francés que no ha tenido una asociación significativa con el equipo de mutantes de Marvel; sin embargo, dibujó un par de números en Uncanny X-Men, junto a Chris Claremont.
 Una de las imágenes que más veces he visto en mi vida y que no me ha aburrido hasta ahora. En 1991, este era casi el total de los mutantes pertenecientes a los diversos títulos de X-Men: New Mutants (que para este momento ya había cambiado a X-Force), X-Factor, Excalibur, Uncanny X-Men (el título orignal creado en 1963) y el entonces naciente segundo volumen, titulado simplemente X-Men (de hecho, este poster se incluía en la edición especial del número 1). Aún recuerdo que en una entrevista, el editor de estos títulos, Bob Harras, afirmaba que no era necesario crear más personajes pues con estos tenían para seguir haciendo historias durante las próximas décadas. No se imaginaba que no sólo habría más personajes, sino que los que vemos aquí no son ni la mitad de los que existen hoy en día. Notables ausencias en esta imagen: Forge, Banshee, Jubilee y Bishop (quien debutaba más o menos por la fecha en que se dio a conocer este poster). Por cierto, es dibujada por Jim Lee y entintada por Scott Williams.
 Jefferey Scott Campbell nunca ha dibujado interiores para Marvel Comics pero sí un buen número de portadas, como esta que en realidad, publicó la revista de noticias comiqueras, Wizard.
Otra leyenda de comics de mutantes: Whilce Portacio, dibujante y ocasional escritor filipino quien, junto a Jim Lee, dieron nuevo rumbo a X-Men (y X-Factor).
Y ya que hablamos de dibujantes representativos de los 80´s y 90's (en X-Men), aquí esta portada alternativa de Marc Silvestri, quien también se diera a conocer dibujando los argumentos de Chris Claremont. Cabe mencionar que la alineación que aparece en esta imagen, nunca fue dibujada en interiores por el señor Silvestri.
 Este representaba el penúltimo número dibujado por John Romita hijo, quien ilustrara Uncanny X-Men durante más de 30 números. Este también cambiaba el primer cambio significativo en el Status Quo de los mutantes pues, de los personajes que ves aquí, la mitad estaría por abandonar el título, gracias a la historia llamada Mutant Massacre.
 Esta excelente ilustración es dibujada del antes mencionado Dave Cockrum, co-creador (junto a Len Wein) de Thunderbird, Storm, Colossus y Nightcrawler. La portada fue para la reimpresión de 1982, correspondiente a Giant-Size X-Men 1 y que, debido a lo caro y difícil de conseguir en 1982, fue que Marvel publicó esta reimpresión que incluía una historia adicional del primer cumpleaños de Kitty Pryde, ya como miembro de X-Men, e Illyana Rasputin (alias Magik).
 Escribimos un poco de Chris Claremont y Dave Cockrum, responsables del renacimiento de los títulos X. Falta John Byrne, canadiense quien cuyo trabajo consolidó a los mutantes como una de las franquicias más importantes de los comics (y del cine, creo yo).
 Antes de que Joe Madureira se convirtiera en figura pública de la industria comiquera (y que tuviera una temporada como dibujante semi regular de Uncanny), hizo tres portadas para el título de reimpresiones Classic X-Men. los interiores son del combo padre-hijo, John Romita.
 Todd Nauck hace este casi homenaje a una serie de tarjetas ilustradas por Jim Lee, combinando a algunos personajes clásicos. Por cierto, el señor Nauck será el encargado, junto a Chris Claremont, de dibujar el nuevo título del recién resucitado Nightcrawler en su título solista (hablaremos más de ello en el futuro cercano) y que comienza el 9 de abril.
Finalmente, no podía dejar de lado al co-creador del concepto original de X-Men, junto a Stan Lee, en 1963: El Rey Jack Kirby. Pese a que sólo dibujó los primeros 17 números de la serie, bastó para crear un legado que sigue hasta el día de hoy, más de 50 años después de su inicio. Este número, el 4, presentaba la primera aparición de los conocidos quicksilver y Scarlet Witch (quienes también debutarán este año en la película X-Men: Days of Future Past). También debutan Toad y Mastermind y es la segunda aparición en comic de Magneto.